«Marvel 1602» por Neil Gaiman y Andy Kubert. Reseña.

«… Sin embargo, postulo que vivimos en un universo que favorece a las historias. Un universo en que ninguna historia puede terminar del todo; un mundo en el cual solo puede haber continuaras…»

Sobre un galeón ingles en medio del Atlántico norte el pre científico Sir Richard Reed especula sobre la realidad y su propia existencia. El barco se llama Fantastick y tiene una particular tripulación que intenta llegar a las costas de la incipiente colonia inglesa de Roanoke en América. Los marineros a bordo, son seres únicos que huyen de un mundo que los persigue, pero del que son la única esperanza entre epidemias y el colapso climático global… y todo sucediendo a principios del Siglo XVII.

224 páginas que relatan cómo los extraños hechos de los últimos días de la reina Isabel I de Inglaterra se mezclan con los personajes de la primera época de «La Casa de las Ideas» en un What if escrito por el autor que redefinio el mito y la leyenda en el cómic postmoderno y un dibujante que busca con sus lapices dar vida a los seres de un cuento, porque eso y más es «Marvel 1602» por Neil Gaiman / Kurt Busiek y lo reseñamos aquí y ahora en Ñoñoverso.cl.

Historia antes de la historia

Año 2003. La década de las grandes ventas había pasado, Marvel tenia que subirse de alguna manera a esa pequeña ola de bonanza que llego después del 11 septiembre del 2001 (de hecho esta miniserie debió haber sido publicada en 2002 pero como dice Lemon Snicket por «Una serie de eventos desafortunados» sufrió un aplazamiento editorial) breve bonanza que también ya empezaba a ser un recuerdo.

Idean sacar un nuevo éxito, como siempre una miniserie «sonda» que resultara en los números arrastraría como vagón de cola una colección mensual. Pero con «1602» las expectativas eran aun mayores ¿y si el Universo Marvel se trasladaba a los albores del Imperio Británico? para esa empresa se necesitaba unos artífices que pudieran «crear una nueva realidad».

Se convocan. El mejor adaptador de leyendas y mitos universales del género de  la historieta, el autor de cómics más leído por los estudiantes de Licenciatura en Arte o Literatura alrededor del mundo Neil Gaiman ; los lapices de Andy Kubert quien colaborara frecuentemente con Marvel en años anteriores y fue el encargado junto a su hermano Adam de las ilustraciones para el Crossover «Batman versus Predator» por DC Comics y Dark Horse Comics; pero esta vez el equipo no estaría completo sin mencionar las tintas digitales de Richard Isanove una de las características absolutamente recordables en las ilustraciones de este What If junto a las portadas del artista Scott McKowen en scratchboard.

«Marvels 1602» y su tiempo

El mes de noviembre del mismo año, aparecía el primero de los ocho números que componen «Marvel 1602» (publicados entre Noviembre del 2003 a Junio del 2004) dos meses antes, salia al mercado una olvidable «JLA/Avengers» por Kurt Busiek y George Perez que marcaría el fin de los tan habituales Mega Crossovers que se originan desde los 90 y la saga «DC versus Marvel Comics» de 1996. Mientras tanto, en octubre del 2003 la compañía del frente reverdecía una antigua serie «World´s Finest Comics» por los guiones de Jeph Loeb uno de los mejores escritores de ese momento y los lapices de Ed MacGuinnes, una colección que se llamada «Superman/Batman» pero como en el cine, en los cómics nada que empiece con esos dos nombres termina con buenos resultados.

Pero volvamos a «1602». Simulando ser un grabado, la primera portada del artista Scott Mckowen muestra en verdes y grises la silueta del Doctor Stephen Strange que corta el horizonte de una lúgubre visión del Palacio de Hampton Court, quizás, un guiño a aquel viejo póster de «El Exorcista«. Sí, porque en 1602 la residencia de la Reina de Inglaterra y la casa que habitaba Regan MacNeil tienen varias cosas en común y esconden muchos secretos.

El guion del día en que la Reina Isabel I conoció a los X-Men (o casi)

«Para mi la mejor época para leer cómics -en especial los de Marvel- porque era joven, porque todo sucedía por primera- era leer los cómics britanicos de Odhams Press’ Power Comics: Wham!, Smash! Pow! Fantastic y Terrific [una linea que se público entre 1964 y 1971]. Cuando tenía 5, 6, 7 …ellos reeditaban cómics desde 1960-1963, así que se me permitió comenzar con todos estos personajes desde el principio. Mi primera experiencia con los X-Men fue llegar junto a Jean Grey a la academia del Profesor Xavier, y así y así. Mi primer encuentro con Thor fue con Donald Blake encondiéndose en una cueva para protegerse de unos aliens poco convincentes y descubriendo el bastón. Fue una gran forma de encontrarme con Marvel; me sentía como si hubiera estado allí desde el principio. Sentí que era una cosa…sentí que quería intentar hacer eso…»

Neil Gaiman en «Orígenes: Neil Gaiman sobre 1602»

La primera página se divide en tres segmentos; el primero contiene dos viñetas. A la izquierda vemos ya al Doctor Strange y su capa eterna ingresando al salón real como una marvelesca versión de John Dee dispuesto a salvar al reino y a su reina en este mundo o en el otro. La siguiente viñeta, el perfil del Doctor se enfrenta al de un guardia como en un juego de ajedrez que termina. Abajo, recuadro preciosamente dibujado por Andy Kubert, una estancia que proyecta el frío de cuatro murallas de piedra y aun cuando el ilustrador no llega a trazar en miniatura los adornos que la alhajan, logra la convincente imagen de un cuento que se relata a la luz de las velas, con Strange entrando a la sala y en el lado contrario dos figuras que se presentan en globos de diálogo. Para terminar con una viñeta horizontal en que la grotesca cara de una moribunda Isabel I profiere una frase que «resuena» de especial manera:

«¿Qué dice usted entonces, sir buen Doctor? ¿De verdad el mundo esta terminado?».

Después de esas palabras, se despliega una trama de detectives pulp cincuentera, con Strange en el papel de Dick Tracy sobrenatural y Sir Nicholas Fury como el policía malo tratando de descubrir qué o quién tiene al clima, al Reino, y al joven siglo XVII de cabeza. Mientras se ciernen nuevas amenazas: una posible invasión española, la muerte inminente de la Reina y el ascenso del tiránico Jacobo I o «endemoniados» que parecen multiplicarse por toda la isla de Inglaterra.

En ese mismo momento, Virginia Dare junto a su amigo, protector y misterioso nativo americano de rasgos caucásicos Rojhaz  viajan desde la naciente colonia inglesa de Roanoke a la Corte de la Reina Isabel I. Virginia es la primera súbdita de la Corona nacida en el «Nuevo Mundo» y tanto ella como su compañía son factores x en esta ecuación más allá del tiempo y la leyenda.

«1602» es un What if que sitúa a la primera época de la Edad Dorada Marvel en un tiempo lleno de figuras históricas; mitos que sobrepasan incluso a los superheroes que esta vez acompañan en las viñetas: Isabel I «La reina Virgen» con una vida rodeada de misterios e interrogantes y quien funda las bases de la posterior Edad de Oro Británica, de quien se han hecho varias producciones en pantalla chica y cine, la última interpretada por Margot Robbie en la película «Mary Queen of Scots«; el matemático y alquimista Jhon Dee que se ha convertido en un arquetipo cultural; o la misma Virginia Dare protagonista de la primera leyenda de la Anglo-Norteamérica colonial.

Un cómic de múltiples personajes y varias historias que se cuentan de forma alterna, como hilos que se urden en una trama que mezcla el contrafactual de ficción y la novela detectivesca, misterios que se desenvuelven y hacen aparecer otros, todos tejidos en una narración de puño y letra del «Cuenta Cuentos Pop» por excelencia Neil Gaiman.

«… Entonces eso me dio la idea de que todos los personajes que pusiera, todas las ideas, fueran de ese periodo que abarcó desde 1962 hasta (me parece) 1969/1970. Esa «Época Dorada» significaba que tenía que negarme cierta gloría …Sin Wolverine y esas cosas… pero también significaba que podía jugar con cosas que recordaba «.

Neil Gaiman en «Orígenes: Neil Gaiman sobre 1602»

Dibujo

En lapices Andy Kubert, que alcanza por lejos a ser lo más «brillante» de esta miniserie. Muchas viñetas son llenadas por caras que expresan dolor, angustia, tristeza. ilusión  o alegría. Rostros adustos, afilados o redondos guiñando los años sesenta de «La Casa de las Ideas» de Jack Kirby a John Romita Sr. pero iniciando la era digital en el Noveno Arte Mainstream.

Para las grandes tintas de esta historieta fue imprescindible la labor de Richard Isanove en la coloración digital que según la sistemática de creación tomaba el trabajo del ilustrador y las coloreaba en Photoshop, logrando un juego de contraposición, con los tonos oscuros de las estancias en Inglaterra y sus habitantes en contraposición a los claros y luminosos ambientes de los personajes venidos del «Nuevo Mundo», simbolizando la oscuridad de una realidad que agonizaba con otra que recién nacía llena de fuerza y esperanza.

Y el arte no sólo se detiene en las páginas de este cuento que mezcla superheroes y la historia anglo americana, también, llega hasta sus portadas con el arte de Scott McKowen utilizando la técnica de esgrafiado o scratchboard que le da esa estética de época, guiño al grabado usado en el siglo XVII que colabora con ese aire de leyenda que persigue Gaiman en su relato.

Aquí por ejemplo, la sobrecubierta para la edición en tapa dura que elaboro McKowen citando el grabado de Crispijn van de Passe «The Gunpowder Plot Conspirators» del año 1605 ( En castellano «La Conspiración de la polvora», conspiración de la que seria protagonista Guy Fawkes «inspirador» del clásico «V for Vendetta» de Alan Moore). Esta ilustración de McKowen en scratchboard muestra la tensión en los personajes, el misterio que los rodea se expresa en la incertidumbre y desconfianza de sus miradas, es el enorme enigma que late en el corazón de este What if y que el dibujo y portadas subliman con su arte.

Critica de Marvel 1602

En 224 páginas tapa dura (usamos para esta reseña la edición aparecida  dentro de «La colección definitiva de novelas gráficas Marvel» editada por Salvat) Neil Gaiman relata un What if lleno de guiños al seguidor de siempre de las historietas de «La Casa de las Ideas» que descubrirá a los clásicos personajes como Spiderman, Angel o Black Widow con otro nombre y vestidos a la moda de más de 400 años atrás. Lleva muy bien gran parte de esta novela de intriga y misterio, usando el contrafactual como interesante telón de fondo y agregando la preciosa poesía del autor de «Black Orchid» en globos de diálogo, construcción lírica que es su marca registrada.

Los protagonistas se despliegan y multiplican después de la cuarta página,  y aunque hay relatos buenísimos como el «triangulo» entre Scotius Summerisle, Werner y «Maese» Grey; o los frustrados intentos de Peter Parquagh por cumplir su destino, es esta sobreabundancia de personajes y arcos lo que a mi criterio termina afectado para mal el cómic y a hartar ya al terminar al séptimo capítulo, forzando un final que te hace pensar en esas películas que alcanzan para 1 hora treinta…pero duran 2 horas.

«En el universo alternativo de 1602, como en la actualidad, los mutantes eran odiados y temidos. Al inicio de la historia, el Ángel original de los X-Men estaba a punto de ser ejecutado por la Inquisición española.»

Marvel, la historia visual. Camino de Hollywood: 2000-2004 

El dibujo. Abandonando el canon naturalista se reconoce como ilustración de caricatura pero logra expresar el «calor» de las imágenes de un cuento que se oye al lado de una chimenea. Sin duda, hay algo que también evoca  al tantas veces citado y reseñado «Sandman» de Sam Keith y sus personajes vaporosos que se difuminan contra los fondos de la viñeta, como los protagonistas de un sueño (o una pesadilla). Lo mejor para mi en esta historieta.

Para terminar con «Marvel 1602» por Neil Gaiman y Andy Kubert

244 páginas en que Neil Gaiman y Andy Kubert homenajean los primeros pasos de Estados Unidos, la migración Inglesa y su mestizaje con los habitantes americanos agregando como ingredientes la gran constelación Marvel, unos dibujos de primera junto a unas portadas confeccionada con una técnica del siglo XIX. La lírica del escritor de «American Gods» se deja oír en varios globos de diálogo y cartuchos de narración. Pero, es un cómic que no logra cuajar bien, en el fondo no es más que una serie de historias algunas buenas, otras no tanto que  tienen un final común sacado al final del show, como el conejo de un sombrero.

El mejor trabajo de Gaiman para «La Casa de las Ideas» se llama «Los Eternos: Del Génesis al Apocalipsis» que es otra propuesta de re-escribir los orígenes de la editorial y de pasada hacer un homenaje a Jack Kirby. De «1602» surgirán una colección de series spin-off como «Hijo de Dragón» Marc Sumerak/ Steve Scott o «1602: Nuevo Mundo» de Greg Pack/Greg Tocchini entre otros, algo que se llama Earth 311, pero eso, ya es otra historia.

En Ñoñoverso.cl te trajimos la reseña de «Marvel 1602» por Neil Gaiman y Kurt Busiek. El what if del «día en que la Reina Isabel I conoció a los X-Men (o casi)«.

…y seguro nos vemos a la próxima.

Detalles de la edición

Edición original: «Marvel 1602» Limited series. 8 No. of issues,  November 2003 – June 2004.

Fecha de salida: 2015

Guión: Neil Gaiman

Dibujo: Andy Kubert

Traductor: Martín Renard 

Formato: Cartoné, 224 págs. A color.

ISBN: 978-84-471-2558-6

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Comments

comments

Ben
Pin ups, cerveza, marihuana y comics, ¿dije que me gustaba la cerveza?, así, ya lo dije, eso es todo...