Streets of Rage 4: Refrescando un viejo conocido de los Beat’em Up

Los juegos Beat’em up fueron uno de los géneros más prominentes durante los 80’s y 90’s. En dicha categoría surgieron varios productos que hoy en día siguen siendo recordados con cariño como TMNT, Battletoads, Final Fight, Double Dragon y más, pero, entre todos ellos, destaca la trilogía de Streets of Rage, la cual tras 26 años de silencio lanzó una cuarta entrega en abril de este año.

La historia de ayer y hoy.

El juego nos ubica 10 años después de Streets of Rage 3. La ciudad nuevamente se encuentra en peligro, esta vez por los hijos del malévolo Mr. X, los gemelos Y, quienes buscan corromper toda la ciudad. Esto trae de regreso a Blaze Fielding, Axel Stone y Adam Hunter, además de dos nuevos personajes, Cherry Hunter, la hija de Adam y Floyd Iraia un gigante con brazos robóticos quien fue aprendiz de Dr. Zan.

La historia no busca revolucionar, presenta características clásicas del género, enemigos un tanto anticuados, planes malignos un tanto genéricos y jefes peculiares que en su mayoría vuelven de las entregas anteriores, esto dependiendo del jugador puede ser algo bueno u malo. Por mi parte es algo que me pareció positivo, si bien hubiera preferido que el juego mostrara un poco de lo que ha sido la vida de los personajes clásicos de la saga (después de todo han pasado 10 años), la narrativa solo busca una aventura rápida llena de acción, como siempre ha sido y fue el genero en su apogeo.

Jugabilidad revitalizada.

Jugadores de las viejas entregas se sentirán cómodos con los controles de la cuarta entrega, hay ataques básicos que puedes mezclar con ataques más fuertes para crear combos, movimientos rápidos para cerrar la distancia de los enemigos, golpes hacia atrás para evitar que te rodeen, puedes caminar hacia un enemigo para tomarlo y lanzarlo como en los viejos tiempos. También vuelven los ataques especiales junto a la opción de usarlos en el aire, estos siguen consumiendo parte de tu vida, pero si logras varios golpes de manera seguida puedes recuperar la vida utilizada, aunque si te golpean antes de recuperarla, perderás de manera permanente una gran cantidad.

Hay varios objetos con los cuales puedes armarte, ya sea una cañería, botellas, cuchillos, katanas, y bombas que pueden ayudar a reducir la vida de enemigos lentamente o distanciarlos. Esto se ajusta perfectamente a la opción de poder tomar cualquier objeto que venga en tu dirección, además de poder hacer rebotar distintas armas una vez impactan con el enemigo. Dicha acción también se puede lograr golpeándolos y hace que cada combate tenga un ritmo, esta, es un arte que se domina dentro del juego. Finalmente se agrego un nuevo tipo de movimiento, los ataques estrella, estos se activan gracias a estrellas que están escondidas en los niveles, son ataques increíblemente fuertes, pero con un uso limitado. Todo esto contribuye a los medidores de combos y el resultado de cada nivel, lograr combos extensos no solo te dará más de un logro, sino que el juego también recompensa al jugador con una calificación al final de cada nivel, lo cual contribuye a un medidor que con tras una cierta cantidad de puntos, desbloquea variantes clásicas de cada personaje, dándole una importancia al buen desempeño.

El juego se siente como una increíble forma de refrescar el género, la dificultad invita a ser más precavido a la hora de pelear y aprender los distintos combos posibles. Los pro y contras de cada movimiento invitan al jugador a ser creativo y mantener un ritmo para cada peligro que se presenta, ya que una mala combinación o no reconocer los ataques de cualquier enemigo u jefe puede significar tu fin, la dificultad no trata al jugador como novato en ningún momento. Esto se suma a los 5 personajes principales que podemos usar, Axel, Blaze y Adam Hunter se juegan de forma clasica, estan bastante balanceados, pero, cada uno tiene su tecnica lo suficientemente distinta como para no sentirse iguales, mientras que Cherry es increíblemente rápida y cambia el estilo de juego a comparación del resto, lo mismo para Floyd quien es un tanque, es más lento que el resto pero estos cambios de jugabilidad se agradecen bastante.

Belleza en el caos.

El píxel art queda atrás y el juego presenta un nuevo estilo más cercano a los comics. Por esta razón, se puede decir el nivel artístico es increíble, presentando un estilo único que también sabe utilizar elementos clásicos de las entregas pasadas, renovando, pero manteniendo recordatorios de que esto proviene de una era anterior. Los niveles están estructurados de manera que siempre presentan elementos interesantes o cuentan el paso del tiempo en sus fondos. Las luces de estos niveles destacan bastante, sobre todo el uso de neones que junto a las gráficas se refleja de manera simple pero sublime en cada personaje.

El diseño de todos los personajes se ha modernizado un tanto, pero siguen siendo bastante fieles a las entregas pasadas, incluso varios jefes mantienen una estética bastante similar, sin embargo, se demuestra el paso de 10 años, las tendencias cambian, la moda cambia, pero los colores y algunas prendas nunca dejan de usarse, esto ayuda a los jugadores más experimentados ya que fácilmente podrán reconocer el peligro que representa cada enemigo con solo verlo.

Streets of Rage no sería tan popular si no fuera por los increíbles soundtracks de Yuzo Koshiro y Motohiro Kawashima que elevo a la saga al estatus de culto. El soundtrack de la nueva entrega fue, en su mayoría, compuesto por Olivier Deriviere, quien se encargó de la música de cada nivel. También cuenta con el retorno de Koshiro y Kawashima quienes vuelven con algunos temas clásicos de la saga pero modernizados, además, el soundtrack cuenta con una gran cantidad de colaboradores que en su mayoría se hacen presentes en los jefes. Artistas como Das Mörtal, Groundislava, Harumi Fujita y más, le dan un toque único a lo que es fácilmente uno de mis soundtracks favoritos del año, teniendo un sonido progresivo que pasa desde las raíces de la saga a estilos propios y modernos que son un gran acompañamiento tanto para niveles como jefes, refrescando la música pero con re versiones o elementos que recuerdan los orígenes del soundtrack en la Sega Genesis. Finalmente, el uso dinámico de la música influye en el estilo de juego de los jugadores, teniendo secciones calmadas, pero incrementando con la introducción de nuevos enemigos y peleas prolongadas.

Un titulo que se disfruta más en compañía.

Un Beat’em up no estaría completo sin un apartado multiplayer. Por suerte este juego puede ser disfrutado de manera cooperativa, ya sea de manera local como multiplayer o con la opción de “Remote Play Together” que otorga Steam, la cual significa que puedes jugar de manera online con amigos, aunque estos no tengan una copia del juego, algo muy bueno para la situación actual del mundo. Con el cooperativo aumenta la diversión, la variación y prolongación de combos. Si eres demasiado competitivo con quien te acompañe en la aventura, el juego también cuenta con un modo versus, donde podrán arreglar sus diferencias. Este modo también tiene un soporte online para enfrentarte a jugadores de todo el mundo.

El juego también cuenta con un modo Arcade, que tal como se titula, recrea la intensidad de jugar sin checkpoints y valiéndote solo de las vidas que acumules, ayudando a perfeccionar esos combos, además de medir el tiempo en que toma terminar el juego. Finalmente, se incluye un modo Boss Rush, lo que significa que te enfrentarás a todos los jefes del juego. Esta combinación de modos ayuda al valor de la rejugabilidad, siendo un alivio para un juego que dura aproximadamente 6 horas en la dificultad difícil.

Veredicto.

Streets of Rage 4 es una renovación no solo de una saga casi olvidada, sino que también de un genero que no suele destacar estos días. Logra un balance perfecto entre dificultad y diversión, siendo decorado de un increíble nivel artístico en todas sus áreas posibles. Sobrevive ante el brutal soundtrack que significa Streets of Rage 2 en la industria hasta el día de hoy, y nos entrega una progresión del sonido que la saga siempre persiguió. La complementación de jugarlo con un acompañante y los distintos personajes desbloqueables le dan un gran valor de rejugabilidad y todo culmina en darnos lo mejor de los 90’s con una modernización que sienta muy bien y cementa un gran juego para cualquier persona que busque divertirse.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Comments

comments