Reseña: The Walking Dead – Temporada 7

ATENCIÓN: Spoilers para la séptima temporada de TWD

The Walking Dead comenzó su séptima temporada con uno de los episodios más anticipados de toda la serie, en gran parte gracias a la larga especulación sobre que personaje había sucumbido ante el bate de Negan (sorpresa, fueron dos personas!). Sin embargo, la temporada terminó con uno de los episodios finales más bajos en rating desde la 2da temporada.

¿Entonces que pasó? ¿Que hizo que la serie bajara su racha tan considerablemente? Bueno, ciertamente no ayudó que la 7ma temporada fuera la más auto-indulgente y lenta hasta la fecha. Teniendo ya varios años en este apocalipsis zombi sin un claro final, y tomando en consideración un gran elenco de personajes que necesitan desarrollarse apropiadamente, la serie comenzó a desmoronarse bajo su propio peso y auto-importancia. Ya no están varios de los tontitos trucos y tácticas engañosas de la 6ta temporada, pero en su lugar fue una laboriosa y pesada temporada que nos llevó a un final que se sintió plano.

Básicamente, todo se ramificó de la tragedia y el terror de un gran primer capítulo mostrándonos que Glenn y Abraham eran la respuesta a las preguntas de los fans, sobre quién había muerto. Por una hora y media, el episodio quebró a Rick a un punto de sumisión mientras alargaba la miseria para que nosotros, la audiencia, pudiéramos creer que Rick – un hombre que llegó a estar tan loco que imaginó hablar por teléfono con su difunta esposa – que ahora de alguna forma era llevado al quiebre.

Desde allí, el resto de la temporada, fue sobre recoger los pedazos. Tanto así que la segunda mitad se convirtió en una larga y bizarra búsqueda de armas y recursos para que toda la acción pudieran guardarse para el capítulo final. Y al ser el elenco tan grande, con episodios turnándose para desarrollar a cada uno, llegamos al punto en que habían pasado seis meses del 1er capítulo y aun Daryl lidiaba con su culpa por la muerte de Glenn – un punto que ya no resonaba tan bien debido al ritmo y construcción de la historia.

Las mejores parte de esta temporada tuvieron que ver con el desarrollo del mundo. La introducción del Reino, el Rey Ezekiel, y su completo engaño compartido de que las comunidades son grandiosas. De hecho, al ser esta temporada tan mórbida, fueron los momentos de ligereza que la hicieron brillar. Como ese primer episodio con El Reino, o el episodio donde Rick y Michonne estaban solos, teniendo tiempo de calidad como pareja, y matando a caminantes en un carnaval. También, si puede contar, considero a un tigre atacando gente como un “buen momento”.

Desde el punto de vista de una “nueva comunidad”, ver a los Salvadores operar, reglas con puntos y todo, fue una buena desviación. Es solo que, quizás, pasamos mucho tiempo allí. Luego de nuestro primer vistazo con Dwight y Darryl regresamos a un segundo tour con Carl, y luego, a uno con Eugene. Cada vez, se repetían varias cosas de las anteriores. Después de un rato, se volvía “más de lo mismo”. Lo que es una buena transición al personaje de Negan.

Jefrey Dean Morgan interpretó muy bien a Negan, creando una presencia dominante y carismática que emanaba desaseo y razón. Pero el personaje fue sobreusado y tuvo demasiada pantalla. Dios, hasta fue sobreusado en el primer capítulo, pero especialmente después de eso comenzó a sobresalir. Lo último que quieres hacer con un villano como Negan es malgastarlo o hacerlo muy predecible. No quieres que se sienta como la novedad, o una máquina de discursos. Esta es una de las instancias en donde un poco de restricción, en relación a trasladar la página del comic a la pantalla, habría hecho maravillas.

También fue algo extraño creer que no habían constantes ataques contra la vida de Negan, tanto desde fuera como dentro de su organización. Fue difícil creer que el intento de Rosita de matarlo fuera casi el único. En la mitad de la temporada, algunas de las “esposas” de Negan conspiraron para matarlo, y eso se agradece, pero aun así debías preguntarte porqué Negan, era ocasionalmente, muy confiado – y un poco denso, como cuando creyó la historia de Dwight sobre Sherry, y luego la acusación al Dr. Carson. ¿Acaso Negan creyó la historia de Eugene sobre como murió Sasha?

El capítulo final fue un buen episodio, pero algo suave para un final. Imagínense si ese episodio hubiera llegado unas semanas antes y no hubiera sido el final de temporada. Podríamos haber dejado la historia con mucho más momentum en lugar de sentirse como un final débil. La muerte de Sasha fue bien ejecutada, pero no era un personaje tan importante para dejarte atónito. Sin descontar que estuvo presente desde la 3ra temporada, pero la mayoría del tiempo fue definida por las personas que perdió – siendo Bob, Tyrese y Abraham. Rosita, por el otro lado, como que floreció al comienzo de la temporada. Con Abraham muerto, podía surgir y ser una mayor presencia en la serie. Seguro, a menudo era una fuerza terca y frustrante, pero ahora dejamos esta temporada con un sentido mucho más claro de quién es y como puede contribuir.

El escritor Scott Gimple ya ha dicho que la 8va temporada será mas rápida e intensa, bueno saberlo y  adecuado ya que nos encontramos en el inicio de una guerra. Además, con Alexandria, Hilltop y el Reino unidos en ideales, puede que las cosas fluyan más desde el punto de vista grupal. Teniendo a los Carroñeros del lado del enemigo ayuda ya que son tan ridículos que se sienten aun más fuera de lugar que las personas del Reino en este mundo. Estaba feliz de ver a Negan burlarse de ellos un poco, en el último capítulo, han sido cuestionablemente caricaturescos desde el inicio.

En conclusión, esta temporada logró expandir el mundo de la serie, dando a The Walking Dead una paleta mucho más grande en donde pintar. Sin embargo, el ritmo y estructura de la temporada, en su totalidad, hizo que fuera pesada y algo tediosa de ver. Yendo un poco en detalle, especialmente en la segunda mitad de la temporada, se sintió como que las cosas nunca avanzaban, y todo se estaba guardando para el último capítulo – que no terminó siendo lo suficientemente reconfortante para justificar los meses de espera. Jeffrey Dean Morgan trajo una vibrante electricidad a una floja temporada, pero Negan fue sobre-usado al punto de convertirse en un animal con un solo truco.

Comments

comments

El Profesor
El Profesor
Orgulloso contribuyente de Ñoñoverso - Mutante de nacimiento - Si lees esto debes comentar, si no lo haces... lo sabré.