Marvel. La historia visual: Los vientos del cambio 1950 a 1959. Editorial DK.

Revisamos el segundo tomo de la colección «Marvel. La historia visual»; llega la década de los 50s y la repasamos a través de las portadas e ilustraciones de «La Casa de las Ideas», casa de la que salen el Capitán America y varios de los superheroes de los cuarenta pero llegan el cómic bélico, de terror y uno de mis favoritos…la ciencia ficción. Todo esto y más hoy en Ñoñoverso.cl y esta reseña para ti de : «Marvel. La historia visual: Los vientos del cambio 1950 a 1959″.

Habiendo repasado los primeros diez años de Marvel “En los principios” desde 1939 hasta 1949″ este segundo tomo “Vientos del cambio” nos cuenta como logro sobrevivir su segunda década como editorial y las mil una formulas para afrontar los nuevos retos.

Extraterrestres, monstruos del pantano y macartismo

El receso superheroico se empezaba a sentir desde finales de la WWII y se cancelaban series o mantenían títulos cambiándo totalmente sus temáticas o personajes, como le paso al emblema de la editorial en el número 75: se termina “Captain America Comics” y llega “Captain America´s Weird Tales”.

Aún permanecería “Namor : The Submariner” por un tiempo más y “The Human Torch” volvería por un corto periodo, pero Steve Rogers…estara “congelado” por unos años y sólo volvería definitivamente entrados los sesenta.

Era 1950 y la decadencia de las historietas de superheroes era tan real como el exito que en librerías empezaban a tener las recopilaciones de cuentos de ciencia ficción, era el mismo año en que se publicaban “Yo, Robot” de Isaac Asimov y  “Crónicas Marcianas” de Ray Bradbury. En 1951 se estrenaban en cines “El día en que la tierra se detuvo” y “El enigma de otro mundo”, la esperanza o el fin de la humanidad llegaba desde el cielo ya fueran extraterrestres o misiles nucleares. 

Y Marvel que a esas alturas seguía buscando nuevas lineas para encantar a los cada vez más esquivos lectores tambien lo intento con la ciencia ficción, un ejemplo fue «Marvel Boy» #1, ilustrado por Russ Heath.

Marvel Boy fue el personaje que años más tarde originaria a Quásar, personaje gravitante en la saga de «El Guantalete del infinito«. Otro intento fue «Speed Carter: Spaceman» con portadas en que podemos ver animales monstruosos, dinosaurios y ametralladoras junto a cohetes amenazando cruzar el espacio, como ilustración de fondo.


Pero el cielo solo aparecia en los cómics, «Speed Carter: Spaceman» cuya primera portada diseño Arthur Goodman, el mismisimo dueño de «Atlas» la distribuidora de Timely Comics… no supero los seis números y más alla de algún guiño en el futuro, jamás volvio a aparecer.

«Marvel Boy» tampoco fue mucho más allá, en 1975 aparecio como villano en «Fantastic Four» y por fin volvera como un miembro de los Agentes de Atlas. Tambien influencio la creación de «Wonder Man» que apareciera por primera vez en «The Avengers«# 9 como antagonista y después integrando las primeras formaciones de «West Coast Avengers«.

Pero por esos años no sólo los cohetes buenos y malos o el miedo a la llegada de los «rojos» era lo que se movia por debajo a la sociedad y cultura pop americana, tambien estaba el terror: el terror a los elementos radioactivos que venian del interior de la tierra y sus peligrosos poderes destructivos, o al «terror» de la lucha anticomunista dentro del país y el «terror» al otro que traia la casa de brujas del macartismo; el cine no se va a quedar atrás y los va a plasmar en péliculas como «The Beast from 20,000 Fathoms«, «El enigma de otro mundo» o » La invasión de los ladrones de cuerpos«.

Y las viñetas les seguirían, aparte de «Weird Tales» estaba «Venus» que desde su número 19 giraria hacia el horror; también «Journey into Mystery«; «Adventures into Weird Worlds«; «Suspense«; «Astonishing» y «Marvel Tales» entre otros. El pulp que siempre habia pasado el límite y las angustias de una generación que volvia de la guerra justificaron la proliferación del horror y el terror en pequeñas historietas, a veces con microsagas y otras con personajes que tenian cierta continuidad, pensados en un público más alla qué solo el infantil.



En dicembre de 1952, Martin Goodman decide lanzar su propia red de distrubución de publicaciones, que hasta ese entonces estaba en manos de terceros. Goodman llamo a su nueva distribuidora «Atlas«, y su logo empezo a aparecer en las portadas de las historietas Timely, aun más, así se le conocio habitualmente hasta el año 1963, en que se adopta el clásico «Marvel Group«.

Volviendo un poco a las pantallas, dejame recomendarte un episodio sobre la sensación que dejaba el macartismo y la psicosis social, un episodio de X-Files, quizas no pertenece a las «épocas doradas» de la serie pero algunas cosas destaca en su argumento: temporada 11, episodio 8 «Familiar» que muestra el caos y la casa de brujas en un pequeño pueblo de Virginia por el asesinato de un niño, todo con un sutil toque sobrenatural, muy al estilo de las historietas de «La Casa de las Ideas» en los cincuentas.

Mañana…simpre puede ser peor

«Presagios de perdición

A medida que avanzaba la década, la marea de la opinion popular se volvio contra los cómics. El género de terror había producido historias cada vez más violentas y sangrientas, que muchos consideraban ofensivas. Varios artículos aparecidos en revistas como Reader´s Digest condenaban a los cómics y a sus editores abiertamente, afirmando que resultaban negativos para los niños y que arruinaban su mirada inocente. El más avido de los cruzados anticómics fue el psiquiatra Frederic Wertham, que en su libro La Seducción del Inocente (1954) afirmaba que la lectura de los cómics convetía a los niños en delincuentes juveniles. Con la intención de conseguir ventas e intereses, se repartieron extractos del libro a diversas revistas para padres.

Los editores de cómics argumentaban que sus historias fomentaban la lectura y que sus lectores eran lo bastante inteligentes como para distinguir entre fantasia y realidad. En las publicaciones TImely habian ido apareciendo editoriales pro-cómic/anti-Wertham desde 1948. Sin embargo, la opinión pública no estaba del lado de la industria del cómic. Si no se hacia algo pronto, el gobierno de EE UU podría lanzarse sobre los cómics.»

Marvel. La historia visual, Los vientos del cambio 1950-1959.

Después de esta cita te queda claro que tampoco tuvieron mayor futuro las publicaciónes sobre horror y terror. Era 1955 y llegaba el Comic Code, aunque Marvel dice oficialmente en esta «Historia visual» que se vio fuertemente afectada por las autocensura que traía, lo cierto es que fue más bien protagonista de la misma y uno de los constituyentes de la «Asociación de Revistas de Cómic de América» (CCA) logrando dejar afuera de la asociación a EC Comics, amo y señor de ventas y lider la industria de la historieta por esos años.

De allí en adelante Atlas, después Marvel empezara a aparecer en sus portadas con el clásico sello «Approved by the Comics Code Authority«, estancandose argumentalmente, lo que en los años 90s y 2000s le paso la cuenta. La próxima vez que una historieta de Marvel no salga con el sello «Comic Code» en portada fue en mayo de 1971 en «El Asombroso Spiderman: La trilogía de las drogas«, pero esa por el momento …esa es otra historia.

Al final de «Marvel. La historia visual: Los vientos del cambio…»

Al terminar los 50s, Marvel (Atlas por ese entonces) no logro grandes éxitos pero si vario mucho por los géneros en su historietas; cancelo la mayoría de los superheroes de los 40s; pero logro sacarse de encima a EC Comics quien era la gran competencia, ya que Marvel había asegurado un mercado asociandose con sus «editoriales rivales»; pero por sobre todo había aprendido a que de la prueba y error se alcanzaba la mejor manera de dar con el gusto del lector y en la década que viene todo ese aprendizaje ahora si le traerá éxitos y resultados, porque por fin llega la «Epoca Marvel» la «Edad Dorada» que marcara para siempre el futuro del cómics mainstream norteamericano.

Esto fue «Marvel. La historia visual: Los vientos del cambio 1950 a 1959» aquí ahora en Ñoñoverso.cl, sera hasta la próxima…

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Comments

comments

Ben
Pin ups, cerveza, marihuana y comics, ¿dije que me gustaba la cerveza?, así, ya lo dije, eso es todo...