Manga aquí y ahora: “La abuela y su gato gordo” de Konami Kanata

“La abuela y su gato gordo” es un manga costumbrista, con narración sencilla y tiernos dibujos, Konami Kanata nos relata los días de una dulce anciana y su pícara y gorda felina en “La Abuela y su gato gordo” (en inglés Fuku-Fuku Funyan/ふくふくふにゃーん), y aquí y ahora su reseña.

Kanata, la aclamada autora de “Chi’s Sweet Home” sigue en la senda de  gatos y sus mascotas humanas, y el año 2005 lanza al mercado  “La abuela y su gato gordo“, en que nos cuenta las domesticas aventuras de Fuku, que no es Fritz ni Feliz, pero es  una gata que lleva su naturaleza felina hasta las últimas consecuencia; y de la mujer mayor que la cuida, y que hace girar su vida entorno a ella. Fuku es egoísta, dormilona, graciosa y aficionada a la comida.

El dibujo es en blanco y negro, sencillas pero agradables líneas que retratan el día a día de un Japón suburbano contemporáneo. La autora, usa pocos diálogos y se basa en el canon del manga sobre la expresión de emociones a través de los ojos de los protagonistas, dejando para el mínimum necesario las viñetas de acción y explosiones.

Te soy sincero, el Manga en cualquiera de sus géneros nunca ha sido lo mío, las veces que lo leí fue en un ¨Teen Titans” de DC en los `90, que trató de juguetear con el género y el dibujo, pero que sólo logro ser una anécdota, muy mala anécdota; y lo otro, cierto par de páginas de “Akira, que era un montón de gritos y manchas negras. En ese entonces, encontré el dibujo y los argumentos de baja calidad, pero en el hoy por hoy superheroico norteamericano, es casi de todos los meses encontrarse esa receta, y con peores estándares.

Por eso le di una oportunidad al Manga. Intente empezar con “La abuela y…”, pero la experiencia fue regular, por decirte mucho.

Yo le tenía muy altas expectativas, pero ya con el título de la portada inició mal: “La abuela y su gato gordo”, desconozco el espíritu de los editores, pero ¿Cuál es el orden y la intención de elegir este título?, ¿Por qué?, primero la protagonista de este manga es una gata, una… ¡gata!, ¿es muy más caro imprimir una a en vez de una o?. El segundo, ¿por qué abuela?, en el primer número no hay una sola viñeta que aclare que la dueña de la gata es una abuela, ¿por qué no mantener el Fuku-Fuku Funyan que tiene la versión en inglés? o mejor ¿por qué no “Una gata gorda y su dueña“?.

Pierre Jacomet, fallecido escritor, cuyo libro “Un viaje por mi biblioteca” te recomiendo absolutamente, decía que el problema de las traducciones al español, consistía en que la mayoría eran hechas por hablantes de catalán en Barcelona, para un mundo que hablaba castellano en uno u otro lado del Atlántico. A don Pierre, donde quiera que este, le encuentro absoluta razón. La edición de editorial Planeta del año 2014, que sirvió de base a este artículo, es un epítome a la mala traducción, y la historia repetida de la editorial que saca algo a la venta, sin cariño y sin intención de hacerlo bien, y sólo aprovechando el nombre de su autora ¿Te parece conocida esta canción?

La castellanización del texto deja demasiado que desear; y aunque yo no terminé el curso de japonés, me di cuenta que es un flaco favor a la versión con “ñ” de Fuku-Fuku Funyan de Konami Kanata, no sólo por la elección de nombres, sino por vocablos, tiempos y términos elegidos en los globos de dialogo. De ser posible, te recomiendo la edición en inglés, que me parece mucho más acertada.

Mirándote a los ojos, no te lo voy a recomendar de lleno, pero: 169 páginas, dulces dibujos, mejor versión en inglés que en castellano por el momento, y si estás un poco aburrid@ de las luchas con seres eternos o crisis espacio temporales, échale un ojito a “La abuela y su gato(a) gordo“, porque esto es Manga aquí y ahora, y yo sigo buscando.

Te dejó, enlaces y “Cheap Thrills” de Sia, la que yo propongo como nuevo himno sobre la cultura pop ¿qué opinas?, adiós.

 

Comments

comments