Life – Vida Inteligente

Es difícil no pensar en la próxima película de Ridley Scott “Alien: Covenant” cuando vemos los trailers y publicidad para Life. Con una similar historia básica y elementos del género, sería más fácil describir a Life como nada más que una copia de Alien (1979), con un grupo de astronautas y científicos forzados a luchar por sus vidas contra una forma de vida alienígena evolutiva causando caos en su nave espacial. Sin embargo, aunque Life no es tan inventiva, aterradora o gloriosamente cambiante como el clásico de 1979, sí logra hacerse un respetable espacio en el género de ciencia ficción como una entretenida, algunas veces grotesca historia sobre lo que harían hombres y mujeres de esta profesión para proteger sus vida a toda costa.

Dirigida por Daniel Espinosa, Life sigue a un grupo de astronautas en la Estación Espacial Internacional (EEI), quienes están encargados de analizar una muestra recuperada de Marte para ver si encuentran algún signo de vida o vegetación. Lo que descubren es un organismo unicelular como ninguno que hayan visto antes, que cuando es alimentado con oxígeno y glucosa, comienza a crecer más y más con cada día que pasa. La criatura eventualmente comienza a atacar a los humanos, procediendo a atrapar y matar a cada miembro del equipo en un estilo espectacularmente sangriento. Al igual que el Xenomorph en Alien, ver a esta criatura crecer y evolucionar a lo largo de la película es uno de los placeres más memorables de Life.

Mientras que las comparaciones con Alien son ineludibles, Life es muy diferente de sus supuestas inspiraciones y predecesores del género porque no tiene un personaje principal en realidad. Eso puede que la haga sonar como si no tuviera un foco, pero en realidad le da un nivel extra de impredecibilidad a toda la película. Cuando la forma de vida extraterrestre comienza a volverse más y más peligrosa, no hay un personaje obvio como Ripley en donde la audiencia pueda deducir quien vivirá para el final.

Se les debe dar crédito a los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick (mejor conocidos por su trabajo en Deadpool), por construir un creíble y mayormente bien desarrollado elenco de personajes. A todos se les da distintos roles en la nave espacial, sus propias historias pasadas, e incluso se les da la misma cantidad de tiempo en pantalla. Eso no es algo que muchas otras películas con grandes elencos hagan, y ayuda a darle a Life su propia identidad y dinámica, aun cuando su primer acto sea un poco lento en momentos, y en el tercero comienza a desarrollar eventos un poco predecibles.

El hecho de que Life no sea una película que aburra al verla, no es por los talentos de su impresionante elenco. La película, por supuesto, deja que estrellas como Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds tengan respetables y carismáticas actuaciones una vez más. Pero también hace brillar a las más subestimadas e internacionales estrellas como Hiroyuki Sanada, Olga Dihovichnaya, y Ariyon Bakare.

Además, luego de hacerse conocida con su trabajo en Misión Imposible: Rogue Nation, Rebecca Ferguson tiene otra oportunidad para demostrar que tiene una presencia en pantalla que no hay que subestimar. Su personaje Miranda North, es uno de los personajes que el género de ciencia ficción simpre frecuenta tener, pero Ferguson le da humanidad e inteligencia a su rol que pocas otras actrices le darían.

Reese y Wernick no temen al jugar con las expectativas que las audiencias creen tener de los actores. Su película, tiene sus firmas de ingenio y diversión que hacen de sus previos esfuerzos en Deadpool y Zombieland sobresalir, pero traen un toque de rudeza al material que la eleva sobre otras cintas de horror alienígena a lo largo de los años. Es honestamente difícil determinar qué es más sorprendente, que esta sea la primera película de horror que escriben o que les haya tomado todo este tiempo haber hecho una.

Pero aun con todas estas ventajas e intentos de mantener a la audiencia en el borde de su asiento, Life no logra salir de los mismos clichés del género que ha logrado dañar a otras películas como esta. En el tercer acto, en particular, se siente notablemente menos inteligente o dramático que los dos anteriores, con el monstruo posiblemente esperando a la vuelta de la esquina a su próxima víctima, esto es arruinado con innecesarias maquinaciones de la historia. Después de un rato, se siente como que Reese, Wernick y Espinosa solo están tratando de que la duración de la película cumpla con los requerimientos del estudio. Como resultado, Life es menos intensa y aterradora en sus últimos 30 minutos, que solo hace que su final tenga menos peso.

Aunque debe decirse que, con menos de 3 meses transcurridos del año, el 2017 nos ha dado un gran número de excepcionales películas como: John Wick 2, Logan, Kong: La Isla Calavera y Lego Batman. Así que comparado con todas esas, no se puede negar que Life entra en la mitad inferior del espectro, aun con el inmenso talento y equipo creativo. Pero aun así, por lo que intenta hacer, Life es una única y entretenida nueva película para el sub-género de el horror/ciencia ficción que satisfará el apetito de los fanáticos que esperan a que Alien: Covenant llegue a las pantallas en mayo.

Life pone varios interesantes y memorables elementos sobre la mesa, no es capaz de sostener la magia y horror de sus dos primeros tercios durante toda la película. Pero, para aquellos que vayan esperando ver varios momentos genuinamente aterradores y muertes, junto con un nuevo monstruo para añadir a la pesadilla, Life debería fácilmente cumplir con ese objetivo.

La nota que le doy es un 7/10

Comments

comments

El Profesor
El Profesor
Orgulloso contribuyente de Ñoñoverso - Mutante de nacimiento - Si lees esto debes comentar, si no lo haces... lo sabré.