Iron Fist: Golpes certeros y patadas al aire

Tras años de estar dado por muerto, Danny Rand vuelve al mundo real para obtener respuestas sobre el accidente que mato a sus padres y lo dejo en el camino a convertirse en el Iron Fist. Sus conocimientos en kung-fu y un poderoso puño lo guiaran a cumplir su propósito, destruir a The Hand. Iron Fist esta protagonizada por Finn Jones (Danny Rand), Jessica Henwick (Collen Wing), Rosario Dawson (Claire Temple), David Wenham (Harold Meachum) y Tom Pelphrey (Ward Meachum).

La historia se desvuelve entre Danny, su círculo de gente más cercana y el deber del Iron Fist. La serie comienza con un protagonista inocente, ingenuo y confiado, guiado por obtener respuestas, hacer valer la última voluntad de su padre. Quien en un principio parece ir en contra de Danny es la familia Meachum, quienes desde la primera aparición son una compleja red de sentimientos, dudas y resentimientos para lograr llegar a donde están, Ward es quien vive bajo la sombra de su padre, mientras guarda un gran secreto relacionado con este. Joy es la más humanizada y quien estaría confundida entre ayudar a Danny o su hermano, pero, su importancia decae de forma estrepitosa en los siguientes episodios y pasa a una subtrama que no termina de ser muy convincente. Junto a estos está el peso de Harold Meachum, un personaje que guarda mucho misterio, bastante bien logrado y que juega mucho entre bandos. Pasando el primer arco las cosas despegan con el ingreso de The Hand, si bien los primeros capítulos no son malos, aquí es donde se denota la esencia y razón de ser del Iron Fist, se analiza el conflicto que crea en Danny tener que aceptar los deberes que conlleva el poder de Shou lao, además de tener algunos acercamientos a las armas inmortales y varios elementos que a futuro podrían servir para adaptar arcos como el torneo de las siete ciudades capitales.Junto a Danny esta Colleen Wing, maestra de un dojo para niños. Rápidamente se roba la atención con una actuación sólida, peleas bien armadas y giros importantes para la trama, el personaje evoluciona rápidamente mientras más tiempo pasa con Danny, demuestra fortaleza y se vuelve más que un interés amoroso, es parte esencial de la serie. A demás de que es la responsable de conectar a Claire Temple con la serie, un personaje ya conocido y que después de Luke Cage parece no poder mantenerse fuera de asuntos que tengan que ver con gente poderosa. El personaje aporta mucho a la serie como consejera, además de ya tener la capacidad para dar algunas peleas, el problema es que a veces sobra, hay momentos donde simplemente no sabes porque está presente, pero son ocasiones contadas.

El desarrollo de Danny Rand es algo bien logrado, comenzando como alguien ingenuo, confiado, que al pasar los episodios se llena de dudas y logra ver la realidad, dándole al espectador una mejor empatía con el personaje, quien a veces se lanza de forma apresurada, pero siempre aprende algo nuevo con el pasar de los minutos. Finn Jones logra un gran resultado con momentos donde la psicología del personaje se vuelve crucial, o donde simplemente está dolido. Hay variedad en el personaje y logran formarla de una manera orgánica. También se acompaña de buenas escenas de acción, no llegando al nivel de Daredevil, pero aun así bajan  pocas veces del visto bueno.

La trama general de la serie es bastante buena, a veces hay momentos o aspectos en los que da unos pasos atrás, pero no es un gran bajón de calidad, caso parecido con ciertos diálogos. Aun así la serie logra mantenerte para el próximo episodio y se mantiene en ascenso respecto a la historia. Otro aspecto llamativo es la banda sonora en la que suele predominar con un uso de sintetizadores que recuerda a Vangelis, es buena y le da una atmosfera única a la serie. Las peleas por otro lado se mantienen en lo bueno, dificultadas porque el protagonista no usa nada en la cara como para poder encubrir de mejor manera al doble, esto afecta algunas con más de un corte, pero, fuera de eso se mantiene bien con un buen juego de ángulos, podrían haber sido mejores pero aun así están en la línea de lo bueno.

Iron Fist es una serie de doble filo. No es la peor serie de marvel/netflix ni mucho menos, es diferente como cada una, nos adentra en un personaje que evoluciona constantemente, al igual que quienes lo rodean, aunque la importancia de estos personajes se percibe en cada giro. También caben destacar diferentes interpretaciones además de las ya mencionadas, Ramón Rodríguez destaca con el misterioso Bakuto, un personaje que se desenvuelve muy bien en el tercer arco, y la labor de Sacha Dhawan como Davos, un personaje que fue modificado en relación a su nacionalidad pero que el actor supo interpretar de forma sólida, obviamente siendo esta una versión previa a Steel Serpent, se la juega con un personaje duro pero que en momentos se nota la amistad que tiene con Danny. A fin de cuentas Iron Fist es una serie que cumple con creces aunque tiene aspectos que la opacan, no deja de ser una serie muy buena, con momentos increíbles y que conecta de gran manera con The Defenders, se puede pulir y mejorar con unos cambios menores, totalmente recomendable.

Comments

comments