Hell or High Water: Especial camino a los Oscars

Hace un tiempo salió la lista de los nominados a los premios Óscar, apenas vimos la nómina sabíamos que teníamos que hacer algo, así que invocamos al consejo Jedi y luego de muchas horas de discusión y peleas con sables láser llegamos a la conclusión de que debíamos realizar un especial de las producciones nominadas el cual se llamara “Especial Camino a los Oscar´s” sección en la cual intentaremos revisar la mayor cantidad de películas, documentales y cortometrajes en competencia. En esta ocasión revisaremos la película Hell or High Water nominada a:

– Mejor Película

– Mejor Actor de Reparto (Jeff Bridges)

– Mejor Guión Original

– Mejor Montaje.

“He sido pobre toda la vida. También mis padres. Y sus padres. Es como una enfermedad que se transmite de generación en generación. Infecta a todas las personas que uno conoce… pero no infectará a mis hijos”

Hell or High water o “La comancheria” es una película de Acción/Drama con toques de película Western, se estrenó el 11 de agosto de 2016 (Israel). El casting está compuesto principalmente por Jeff Bridges como Marcus Hamilton, Chris Pine como Toby Howard y Ben Foster como Tanner Howard. Por su parte detrás de cámara tenemos a David Mackenzie (Convicto, Perfect Sense) como Director, Taylor Sheridan (Sicario) como Escritor, Giles Nuttgens (Perfect Sense) como Director de Fotografía  y a Steve Cooper (SW: El imperio contraataca) como director de Arte.

¿De qué trata la película? Texas Estados Unidos, Toby y Tanner son dos hermanos los cuales comienzan a cometer atracos a bancos con el fin de reunir dinero para pagar una deuda, la cual de no pagarse les hará perder la granja familiar, a su vez Marcus Hamilton, un policía a punto de retirarse, descubre que en el pueblo están ocurriendo unos extraños robos y comienza a investigar.

La historia es una especie de Western moderno onda un “Nuevo Oeste” colocado en una cuerda floja entre lo moderno y lo antiguo. Todo arranca de una manera simple, sin fijar un rumbo, el cual poco a poco se va gestando, evolucionando y moviéndose de un lugar a otro sin saber dónde terminara, básicamente es como un elástico que se estira y que sabes que en un momento cederá pero no sabes cuándo. No conocemos mucho el pasado de los personajes, estamos en todo momento en dudas, volviendo inesperados los sucesos, los valores morales dudosos de Los Howards tornan intrigante el film y la parada arrogante de “No tengo nada que perder” facilitan la progresión de una manera sedosa. En la película tenemos 4 pilares que son los 4 personajes que levantan la película, estos son:

Marcus Hamilton, interpretado por Jeff Bridges es una especie de viejo zorro , inspirado en los antiguos Sheriff, es el tipo cascarrabias que se las sabe por libro, su instinto es su arma, quien a pesar de ser un personaje mayor se ve fuerte, se nota que aún necesita de la adrenalina y no solo la busca, la implora.

Alberto Parker, interpretado por Gil Birmingham es un híbrido, parte mexicano, parte indio será quien acompañe a Marcus, Alberto representa claramente a las minorías, se presenta desganado y aburrido de su compañero, pero igual lo acompaña a la acción, es un personaje interesante por la mezcla cultural en él.

Tanner Howard, interpretado por Ben Foster está loco, necesita de los problemas, es una explosión de emociones, parece que no le importa nada, pero termina siendo el factor decisivo, me parece que es un reflejo de lo que podría haber sido Marcus cuando joven.

Toby Howard, interpretado por Chris Pine es el equilibrio, es misterioso, y a veces da un vibra de que no encaja, el cast es bastante bueno Chris encaja bien en el papel del chico lindo incomprendido y que termina sorprendiendo al momento de elegir.

En aspectos visuales la fotografía se caracteriza por presentar planos de larga duración con una tendencia al uso del plano medio, se aleja de planos muy cerrados para poder hacer tomas continuas y mostrarnos poco la profundidad de los personajes, en los momentos de acción la cámara en mano se luce y esa impureza del pulso nos da matices adrenalinicos que acompañan muy bien esas secuencias. El film nos deleita con una paleta de colores cálidos y saturados que acompañan de una manera grata una potente iluminación. El arte es interesante, como mencione es una película que está en una constante cuerda floja entre lo moderno y lo clásico, así que hay un híbrido que forma un Cowboy moderno, que dejo de lado el caballo y ahora usa jeans y zapatillas, habla por teléfono, gusta de las armas y tiene ciertos matices indios.

El montaje es jugado, los planos son extendidos, el ritmo es pausado al momento de hablar y rápido al momento de la acción y reacción, todo es silencioso, hay poca música y los sonidos son recatados, volviendo tu atención al dialogo, los gestos y las acciones.

Para finalizar debo mencionar que termine gratamente sorprendido, pensé que vería una película de acción/comedia pero logra sumergirse de manera ágil en el drama, Hell or High Water te obliga a estar atento ver los detalles y meterte de lleno al mundo de Los Hermanos Howard y su singular estilo de vida sin dudas creo que es una película diferente, con un lenguaje propio y un buen candidato al Premio de Guion Original. Espero que les guste nuestra nueva sección estaremos revisando la mayor cantidad de nominados posibles así que estén atentos.

Comments

comments

Tom
Creador de Ñoñoverso. Fan de las hamburguesas y los memes.