Entrevista a Gabriel Ebensperger, autor de Gay Gigante

Ya reseñamos Gay Gigante: Una historia sobre el miedo, y ahora, hablamos con su autor más allá del cómic. Porque esta entrevista está absolutamente imperdible, aquí y ahora Gabriel Ebensperger en Ñoñoverso.

  • Antes, un aviso: por diversos motivos esta entrevista se publica varios meses después de ser recibida, con el permiso del entrevistado y su conocimiento, se ruega al lector obviar ciertas referencias temporales, ya que en varios aspectos resulto anticipadora, y no ha perdido vigencia absoluta en cualquiera  de los puntos tratados.

Ben

Hola Gabriel ¿nos puedes contar sobre ti?

Gabriel

Tengo treinta y tres años y nací en Viña del Mar en Chile. Viví y estudié ahí hasta los veintitrés años y luego viví ocho años en Santiago donde me dediqué a probar qué era lo que me gustaba hacer como diseñador gráfico. Trabajé primero como diseñador en la revista Paula, la difunta Blank, y luego como director de arte en varios tipos de agencias: diseño, publicidad, marketing digital. Hasta que finalmente los últimos casi dos años en Santiago los pasé en la dirección de arte de la revista Paula nuevamente. Entre medio de todo eso en 2011 me escapé de Santiago por seis meses a India a yogear, dormir, disfrutar de playas y tomar agua de coco. Ahora vivo otra vez en Viña del Mar y disfruto del mar como antes no lo hacía.

Ben

¿ Cuál fue la obra gráfica que llevo a Gabriel Ebensperger a hacer “Gay Gigante”?

Gabriel

No creo que pueda decir que “UNA” obra gráfica me empujó a hacer Gay Gigante, pero puedo reconocer un pequeño cúmulo de cosas que se fueron juntando y que cobraron sentido en el momento oportuno.

Desde la parte cómics crecí leyendo “Las Aventuras de Tintin” de Hergé y “Mafalda” de Quino. Más grande releyendo Mafalda año tras año, comencé a pensar periódicamente que sería genial que existiera, de algún modo algún día, una figura de un niño o niña que pudiera mostrar el mundo de la curiosidad infantil desde el prisma de un humanito que se está reconociendo, al margen de los adultos alrededor suyo, como algo que la sociedad no acepta para nada. Jamás pensé que quería hacerlo yo necesariamente. Pero, de pronto cuando ya estaba haciendo el libro me acordé de todas esas veces que pensé “podría existir un Mafaldo gay…”.

También veo una gran influencia en el cine con el que llené mi infancia. Hay tanto de eso consumido y durmiendo en tu cerebro, ya incorporado, que sin mucho esfuerzo es parte de como te expresas (si eres alguien que se expresa visualmente).
La verdad es que no veo una separación significativa entre el cine y los cómics, aunque consumo casi únicamente lo primero. Ambos son contar historias y comparten lenguajes. Puedo mencionarte dos películas a las que volví para estudiar su modo de narrar y desplegar visualmente su historia. Primero, mi comedia juvenil ochentera favorita de John Hughes, “Ferris Bueller`s Day Off”, y segundo mi clásico de ciencia ficción favorito “2001, A Space Odyssey” de Stanley Kubrick.

Ben

¿Qué materiales usaste para realizarla? y como artista ¿Cuál recomendarías a un principiante en el dibujo o lo gráfico?

Gabriel 

El proceso fue 100% digital. Usé un iMac y una tableta Wacom Cintiq de 13’. Hice los bocetos y dibujos originales directamente en Adobe Photoshop usando una de los brochas especiales de Kyle T Webster. Luego diseñé y diagramé el libro mismo en Adobe Indesign.

Mi consejo es hacer, hacer y hacer. Si te gusta hacer algo hazlo, o si crees que te gustaría hacer algo, prueba y hazlo un montón. No tiene por qué ser de un modo “fancy” o “pro”. Yo hice mi libro de principio a fin usando elementos técnicos bastante pros, pero únicamente porque son mis herramientas de trabajo diario. Son mi elemento “natural”. Creo que se puede partir cualquier cosa en un cuaderno, pero la clave es practicar mucho, tolerar la frustración, hacerlo para uno mismo y tratar de disfrutar ese proceso de aprendizaje, sino no se llega a ninguna parte.

Este libro estuvo mucho tiempo estancado como un proyecto más hasta que decidí dedicarme realmente a él. Y yo nunca había hecho algo de esta magnitud, así que hablo desde la experiencia personal cuando digo que dedicarle mucho tiempo y mucha repetición, tercamente incluso, a algo, cualquier cosa, siempre va a rendir frutos.

 

“Algunos medios de comunicación recientemente han dicho que Clinton perdió (aunque ganó el voto popular por TRES MILLONES) porque hizo campaña con “temas boutique” como los derechos trans. Como si no fueran personas. Como si no valieran lo mismo que todo el mundo” Gabriel Ebensperger.

 

Ben 

Leí tu obra, pero no me queda claro ¿consumes cómics?, ¿Cuáles?, ¿Cuáles nos recomiendas?

Gabriel

No realmente. Pero si consumo muchas obras de autores que cuentan historias de un modo audiovisual. Puede ser cine, animación o series de cualquier tipo. Los lenguajes se cruzan.

Ahora por ejemplo estoy obsesionado con una serie de ciencia ficción creada por Jonathan Nolan para HBO que se llama “Westworld“. La historia y la visualidad son super elegantes, bellas y tétricas. También adicto a una serie animada que descubrí muy tarde que se llama “The Amazing World Of Gumball”, del animador Ben Bocquelet para Cartoon Network. Podría definirla como… “mixmedia”, es hermosa.

Ben

Descríbenos por favor tu taller, y ;¿tienes una banda sonora para crear? ¿Cuál?

Gabriel

Mi taller es un espacio que tiene dos escritorios grandes. Uno es para todo lo digital. Y el otro es para todo lo análogo, sucio y líquido. En ese puedo dibujar, cortar papeles y pintar. En el otro escribo e ilustro la mayoría de las cosas que hago por trabajo como ilustrador. En mi experiencia siempre es bueno que todo lo líquido esté permanentemente y por costumbre en una superficie separada de la superficie en la que descansan los aparatos electrónicos, y caros. Aunque quizás deba comenzar una nueva ley en que los líquidos tengan una superficie independiente única, porque si comparten la mesa sucia con papeles muy especiales… los accidentes pasan.

Como no me gustan acumular muchas cosas (producto de mudarme OCHO VECES cuando viví en Santiago) lo que guardo es lo que realmente no me gustaría perder en un incendio, por ejemplo. Así que están el par de libros que más me gustan de Tintin, pero no todos. Un gran libro de Matisse, otro de M.C.Escher y ese gigante de la Bauhaus, los tres que me gusta consultar. El libro de los gnomos de un ex cuando era chico, y Le Petit Prince de mi mamá cuando iba al colegio. Conservé un par de cds de la adolescencia por su valor estético (como el Soundtrack de Empire Records) y todo lo demás se fue a una bodega o a la basura hace años. Sí guardo albums de fotos antiguas. Tengo juguetes de mi infancia, pequeños sobrevivientes que me inspiran y me recuerdan el estado de curiosidad que necesito mantener cuando estoy aquí, como si fuera un niño.

Sonoramente… para crear lo que mejor me funciona últimamente es música alegre de Islandia, pero lo ideal si quiero concentrarme es que no esté en un idioma que yo comprenda. Últimamente ha sido mucho la discografía completa de Múm, pero las canciones en inglés me las salto.

Ben

Jem en los noventa, venía exactamente después de The Ghostbusters, he de reconocer que apagaba la tele cada vez que empezaba, el Glam y el animado musical jamás me llamaron la atención, pero dime Gabriel, aparte de Jem ¿Cuáles son tus animados?

Gabriel

En esa época, también veía Snoopy, La Familia Biónica, She-Ra (cambiaba de canal con He-Man), Speed Racer, Fuerza-G, Robotech y Los Simpsons obviamente.
Ahora mismo veo The Amazing World of Gumball, Futurama, Family Guy y Rick and Morty.

Ben

No quiero hacer avances del cómic, pero leyendo “Gay…” un par de páginas me hizo un guiño al trabajo de Jim Steranko en Marvel en los `60 y `70 ¿ algo hay de eso?

Gabriel

Seguramente hay algo indirectamente. Alguien del calibre de Steranko, que ha sido una influencia tan grande en su medio está destinado a marcar, enseñar e influenciar a todo el mundo. Yo por ejemplo puedo no haber sido expuesto directamente a su obra como un fan de ella, pero sí quizás al producto de su influencia en otros creadores, en otros medios, que vinieron después. Como en el cine por ejemplo, donde yo sí he buscado atentamente para aprender. Finalmente todos los medios se comunican. 🙂

 

“…No juega la razón. Entra en juego ese piloto automático que existe para mantenerte “vivo”, y “vivo” para esta mayoría ahora significa un status quo determinado que oprime, discrimina y perjudica a un número de comunidades desaventajadas. Si fuera legal y moralmente inocuo, nos matarían a todos los que estorbamos con nuestro cuestionamiento” Gabriel Ebensperger.

 

Ben

De los ilustradores latinoamericanos ¿alguno que te guste en especial? ¿y por qué?

Gabriel

Power Paola y Decur, los amo especialmente.

Ellos no se deben acordar, pero hace dos años los conocí en la Feria del Libro de Viña del Mar. Estaban con mi amiga Catalina Bu y con Catalina Infante de editorial Catalonia (la editorial donde un año después saldría Gay Gigante). Yo estaba pasando por un súper mal momento, me sentía muy inseguro, y Cata Infante les mostró un par de viñetas de Gay Gigante, contándoles que íbamos a firmar un contrato para hacer el libro y ellos fueron muy amorosos y alentadores. Luego todo el tiempo que pasé en las labores del libro, cada vez que me ponía mal y pensaba que todo iba mal y que cómo se me había ocurrido hacer esto, me acordaba de Power Paola y Decur alentándome y me los imaginaba ahora diciéndome “¡Sigue! ¡Sigue!

Power Paola me gusta en particular por su amor a dibujar plantas y autos. Porque es transparente, generosa y nada pretenciosa con su obra. Y por su amor por la fotografía de autos feos abandonados en Instagram <3 (¡es una gran fotógrafa de Instagram!).

A Decur porque no existe nadie dibujando e imaginando nada tan dulce como él.

Mención muy especial a Alberto Montt, por haberme dado el puntapié inicial y “permiso” para partir con Gay Gigante. Además de haberse convertido en un gran amigo, su sentido del humor, que en la vida real es aún más incorrecto que en sus ilustraciones, es una inspiración.

Catalina Bu, otra gran amiga cuyo trabajo brillante (y bastante odiado localmente, por lo mismo) podría intimidarme, pero en su lugar me acompaña y nutre, como su linda amistad.

Ben

Desconozco si el formato del libro lo elegiste tu o te lo asigno la editorial, pero se agradece, le haces guiños al lector con una portada con relieve, una falsa portada, y una contraportada desplegable, ¿la idea fue tuya o de la editorial?

Gabriel

El diseño del libro corrió 100% por mi cuenta. Fue bueno poder tener esa libertad, un poco se dio naturalmente porque soy diseñador gráfico y mega controlador de mis proyectos y por otra parte Catalina Infante en Catalonia siempre entabló conmigo una relación donde me dejó ser (probablemente detectando esta parte insoportable de mi ser, pero al mismo tiempo confiando en ese insoportable). Eso se lo agradezco demasiado.
Inicialmente yo quería hacer el libro de dimensiones más grandes, MÁS gigante, pero me pidieron ceñirme a las que tiene porque formaría parte de una colección donde ya habían otros títulos con esas dimensiones (como los libros de Catalina Bu, PowerPaola, etc).

El resto de sus artificios fueron todas cosas que yo quise incorporar. Las solapas largas para darle mayor robustez al libro, a pesar de ser de tapa blanda (o “rústico”, o “paperback”), el relieve y las texturas para destacarlo a pesar del monocromo (aunque es rosado, no pasa desapercibido).

Ben

Qué fue lo más difícil para ti de realizar en “Gay..” ¿los diálogos, la maquetación y orden de las viñetas?, ¿el sentido que le ibas dando a la historia?¿ el dibujo?

Gabriel

En realidad hubo varios momentos difíciles porque todo fue primera vez. Hubo muchos momentos de dudas también, en eso soy experto, y muchas veces me planteé no seguir. Por ejemplo cuando ya tenía una parte del libro en bocetos y partí haciendo el primer dibujo en serio, me quería morir. No lo lograba. Lo veía horrible. Me volví hiper crítico de lo que estaba haciendo. Esos eran los peores momentos: cuando me volvía en mi contra. Pero luego recordaba que tenía que seguir. Como dice Dory en “Finding Nemo”: “just keep swimming…”

Ben

¿Qué dibujante o dibujantes han llamado más tu atención? y ¿por qué? 

Gabriel

Roy Lichtenstein, por crear su propia burbuja/caso especial y porque su medio lo odió y él siguió (bueno, yo lo conocí cuando ya era un artista pop y lo más obvio que hay, obvio).

Charles Burns por sus detalles en el uso del blanco y negro y Marjani Satrapi por su síntesis en lo mismo.
Henri Matisse y M.C. Escher, mis heroes.

 

Ben

El subtítulo es claro “Una historia sobre el miedo”, ¿Por qué los villanos parecen no tenerlo y si los protagonistas? ¿una búsqueda de empatía?

Gabriel

El miedo está en todos los personajes del libro, solo que en distintos estados. La empatía es el único antídoto.

Ben

Vivimos a doscientos seis años de la fundación de la Republica, pero respecto de la libertad sexual de los adultos, retrocedemos a la época de la Inquisición, argumentos morales y biológicos se esgrimen para obstaculizar la aceptación legislativa de una realidad social, ya sea para no legalizar el matrimonio entre personas del mismo género o la adopción homoparental ¿Qué se necesita para que en Chile cada persona pueda vivir su sexualidad sin tener una mirada acusante?, ¿El cambio generacional? ¿el asumir nuestras similitudes más que las diferencias?

Gabriel

Es difícil responder esto, sobre todo en este momento en particular.

Sería bueno decir acá que me demoré aproximadamente dos meses en responder esta entrevista, pero ahora creo que fue bueno, porque puedo responder esta pregunta desde este punto de vista en particular, que hace dos meses, o hace un mes, no habría tenido.

Vivimos a doscientos seis años de la fundación de la república, sí, pero creo que eso no significa mucho en sí mismo. En realidad no podemos aislarnos de lo que sucede afuera. Creo que ayuda ubicarse respecto de puntos de referencia de avances sociales o humanitarios, como la abolición de la esclavitud por ejemplo. En Chile se dictó la abolición de la esclavitud en 1823. Fue el primer país americano y el segundo mundial en hacerlo. En las colonias británicas sucedió diez años después, en 1833. En los Estados Unidos de América recién en 1865 al terminar la guerra civil. Lo de Chile no tuvo nada que ver con la buena voluntad o virtud de los chilenos en el poder de la época, sino con que los esclavos, que no eran numerosos como en otros países y tenían un mejor pasar material que indígenas y mestizos, no significaban para los amos un costo patrimonial alto. En el resto del mundo era distinto. Es decir, en el resto del mundo quienes vivían una situación social y material privilegiada no querían perder su mano de obra gratis (ni siquiera barata), esencial para mantener su estado material privilegiado.

Avancemos 152 años desde 1865 a 2017. Chile es un país cuyo destino es la dependencia cultural/comercial con el exterior, más aún ahora porque no tenemos un origen fuerte, solo divisiones. El planeta ya está comercialmente globalizado por completo. Se calcula que 3.2 de sus 7 billones de habitantes usa internet. El primer ministro de Luxemburgo es gay y a nadie le importa. La ex primer ministro de Islandia es lesbiana y se casó con su pareja, ya todos nos olvidamos de su nombre.

En Estados Unidos se han vivido dos períodos presidenciales con Obama y la mejor primera dama que el planeta ha conocido. Lograron salir del hoyo financiero de la invasión al Medio Oriente de Bush, se legalizó el matrimonio igualitario en todos sus estados y están tratando temas de identidad de género que urge avanzar en todas partes. En algunas semanas más, Trump, o posiblemente el anticristo, será el próximo presidente de ese país y ha dicho reiteradas veces que hará un esfuerzo en deshacer lo gobernado por Obama. Su vice presidente, Mike Pence, es uno de los opositores a la comunidad LGBTQIA+ más extremos de esa nación. Cuando fue gobernador de Indiana, firmó un proyecto de ley para encarcelar a parejas del mismo sexo que postularan a licencias de matrimonio. Quería redirigir fondos de programas de tratamiento para el V.I.H, a terapias de conversión de la homosexualidad, y se opuso al proyecto de ley que anularía el “don’t ask, don’t tell”.

Algunos medios de comunicación recientemente han dicho que Hillary Clinton perdió (aunque ganó el voto popular por TRES MILLONES) porque hizo campaña con “temas boutique” como los derechos trans. Como si no fueran personas. Como si no valieran lo mismo que todo el mundo.

2016 es en cierto modo equivalente a 1800. Grupos privilegiados siguen asustados de perder sus privilegios. Ciudadanos de segunda clase esclavizados, pero esta vez por la pobreza impuesta por su lugar de abandono en la sociedad, falta de seguridad, salud, oportunidades, equidad, etc. ¿Y cuales son esos privilegios que tanto se resguardan? El mundo hetero y blanco que conocen, donde son homogéneos y ley. Donde no tienen que respetar a nadie distinto que no se les parezca, ni pensar ni sentir otra cosa. Donde no se empareja la cancha.

El Reino Unido este año tuvo su tontera de Brexit. Están vueltos locos con su paranoia con los inmigrantes. Se repiten los patrones en el mundo entero.

Veo algo que se está yendo a la mierda, entonces me preguntas por Chile y no sé qué decir… ¿Qué hace falta aquí? Hace falta que los que están afuera, los que pueden, lo logren. Aquí, ya tenemos un ex presidente como candidato presidencial usando una narrativa anti inmigrantes copiada de Trump para asustar a la gran masa de huevones que constituye a nuestro país. La semana pasada le pegaron en grupo, en dos ocasiones distintas, a dos conocidos míos en la calle por “ser gays” o parecerlo. Si no se hubieran logrado escapar habrían terminado muertos.

Usualmente pienso en cómo el machismo es el origen de nuestros problemas como comunidad en este mundo que no se cansa de menospreciar y sentirse atacado por todo lo que sea “femenino”. Pero ahora, buscando intersecciones y conectando puntos, sospecho que quizás existe algo, otra cosa previa al machismo y sexismo dentro del contexto de la falta de empatía que conduce todo aquello.

A veces lo he conectado a un algo primal, a un instinto de supervivencia moderno de los privilegiados. No querer perder tu mundo como lo conoces y defenderlo es, por muy estúpido, egoísta y superfluo que aquel mundo artificial sea, un instinto de supervivencia. No juega la razón. Entra en juego ese piloto automático que existe para mantenerte “vivo”, y “vivo” para esta mayoría ahora significa un status quo determinado que oprime, discrimina y perjudica a un número de comunidades desaventajadas. Si fuera legal y moralmente inocuo, nos matarían a todos los que estorbamos con nuestro cuestionamiento.

Hoy creo que a todo eso se le suma simplemente la incapacidad de generosidad y bondad de los humanos. O quizás es simplemente otro modo de decir lo mismo. Sino no me explico la historia que llevamos a cuestas.

Así que Chile… pfff.

¿Te das cuenta?

Ben

¿Por qué leer “Gay Gigante”?

Gabriel

Porque es muy fácil de leer. Porque le gusta mucho a heteros y “raros” por igual. Porque no existe un libro tan rosado y no tiene efectos secundarios, salvo la empatía. Porque tiene una portada falsa para que parezca libro hetero y lo puedas leer en el metro o en la casa de tu abuelita nazi. Porque no es latero, pero sí chistoso (me han dicho). Porque en un mes se agotó su primera edición. Porque ganó un premio muy bonito e importante que se llama “Medalla Colibrí” (se pueden reír del nombre) a la mejor novela gráfica 2016 de iBBy (International Board on Books for Young People) Chile. Porque aún no cumple un año y va en su tercera edición. Porque ya se publicó en Mexico y lo encuentran “padrísimo” y “chido”. Porque si te da miedo o “cosa” leerlo eres parte del problema :-P.

 

Ben

Por último, y como me ha pasado con todos los cómics que me gustan,  la última página siempre es un continuará…y no un fin. ¿ Para cuándo más de gráfica de la mano de Gabriel Ebensperger?

Gabriel

Como soy ateo, espero que la fuerza de la nada me ayude y logre terminar y publicar en 2017 una segunda parte de Gay Gigante en la que llevo un tiempo trabajando. La idea existe y se está materializando lentamente…

 

Muchas gracias  Gabriel, y a ti decirte que si vas a andar por Santiago entre el 6 y el 8 de noviembre de este 2017, te invito a Dibujos que hablan 3, el Encuentro internacional sobre Crítica, historia y estética de las narrativas dibujadas,  convocado por la Universidad de Santiago de Chile, con exposiciones, lanzamientos de libros y talleres gratuitos. Para más datos te dejo el enlace, panorama imperdible para los amantes del cómic, y sin pagar entradas…

 

Hasta la próxima…

Comments

comments

Ben
Pin ups, cerveza, marihuana y comics, ¿dije que me gustaba la cerveza?, así, ya lo dije, eso es todo...