Eisner 2017 mejor miniserie, La Visión: Visiones del futuro

La siguiente es una reseña del primer número de The Vision, una pieza literaria de ciencia ficción en viñetas y globos de dialogo con el logo de La Casa de las Ideas en la portada. Una reseña de una historieta íntima y sutil con superpoderes y archivillanos; lo siguiente es acerca de un thriller que más de alguna vez se vuelve dulce cuento; del primer tomo del ganador Eisner 2017 a la mejor miniserie. Sí, porque todo esto y más es The Vision: Little worse than a man (en castellano La Visión: Visiones del Futuro, Paninicomics 2016) y esto es sólo el comienzo.

 

Origenes

Después de la Secret Wars, no la original, si no la de Hickman, nace la oportunidad de un nuevo, nuevo, nuevo, nuevo…inicio para los personajes Marvel y sus series, cómo cada vez que una crisis interestelar con efectos cuánticos irrepetibles (sic) y nunca antes vistos (muchos más sic) ocurre en alguna de las dos grandes; esta vez, que el personaje creado por Joe Simon y Jack Kirby, y re-creado por Roy Thomas, Stan Lee, John Buscema tenga una segunda serie de la mano de Tom King, el españolísimo Gabriel Hernández Walta y Jordie Bellaire.

“Hijo” del Dalek favorito de Marvel, Ultron, con el “alma” de Wonder Man : The Vision, en su volumen dos (porque el primero es obra de Geoff Johns e Ivan Reis, seguro te suenan de algo) esta vez, aburrido de querer a la más sexy pero loca hija de Magneto, y de ser el Cliff Steele de los Avengers, busca constituir una familia, tanto, que la creá el mismo, y así nacen los Visión, los nuevos vecinos de la calle Hickory Branch, de Arlington, Virginia número 21301.

“…Y dijo con su voz sencilla, sin emoción, sin preocupación: <<Soy la Visión de Los Vengadores. No caere>>. Treinta y siete veces. Y todas ellas pueden canjearse por este pequeño momento, cuando se pasó al otro lado, cuando entró en la locura de lo que pronto llegaría. Este pequeño momento. Esta pequeña mentira…” La vision: Visiones del futuro.

Desde Pinocchio, pasando por Frankenstein, Data, Vicky “The Small Wonder”, hasta el mismísimo Roy Batty, replicante y mayor poeta del cine de Sci Fi, coprotagonista de Blade Runner, o quizás el mismísimo Rick Deckard, protagonista del libro de Philip K. Dick, en que se basa esta película: “Sueñan los androides con ovejas eléctricas“; títeres de madera, monstruos románticos, androides o seres que se cuestionan si su naturaleza es humana, o sólo la de una creación robotica muy bien terminada, todos, todos, absolutamente todos, quieren volverse seres humanos, y en eso el sintozoide estrella de La Casa de las Ideas no es original.

Lo “nuevo”, es que el buen Visión “creá” una familia completa: Virginia (yo tenía una ex que se llamaba así, creo) y los niños Vin y Viv, quienes, unidos a vecinos, compañeros de escuela, padres de familia, Avengers y sus familiares, casa nueva, adornos como un jarrón de un planeta alguna vez amenazado por Galactus, un encendedor usado antes del desembarco de Normandia o una planta cuyas flores tienen ciertas cualidades más allá de mejorar un simple malestar estomacal, todos ingredientes que van configurando una escena propia de novela de ciencia ficción de fines de los ’50, principios de los ’60.

“Cuando era joven no tenía mucho, pero tenía cómics. Los amigos eran difíciles. Los deportes eran difíciles. El colegio era difícil. Los cómics eran fáciles. Entonces los cómics eran una prueba de que no podías con la vida diaria. Si leías cómics, no calzabas. Si la gente descubría que leías cómics, la vida se volvía un poco más difícil.” Tom King, Prologo. La Visión: Visiones del futuro.

Un Estados Unidos suburbano, bajo una capa de tranquilidad y rutina, guarda más de algún secreto, y tiene a nuestro protagonista, La Visión, como a un gato acurrucado en el umbral de una ventana, cuya seguridad se basa sólo en la intuición de que controla lo que ve a través de ella, pero, lo más entretenido de este cómic, pasa siempre más allá del marco, y de su simple punto de Visión; y esto, está absolutamente fuera de control.

Para variar, los editores en castellano cambian el nombre del libro recopilatorio, después de la palabra 81 de este artículo te dije que lo llaman “La Visión: Visiones del futuro”, reciclando el nombre del primer número USA (Enero 2016) “Visiones Of The Future”, buscando con esto, un guiño con el recopilatorio “Visiones de Robot” de Isaac Asimov (Robot Visions), dejando de lado “Poco peor que un hombre” (Little worse than a man) que en este caso es mucho más descriptivo y acertado, conectando con “Poco mejor que una bestia”, nombre del tomo segundo y que se mantuvo del inglés, pero esa, por el momento, es otra historia.

Dibujos y tintas

Si tengo aún la suerte de que me acompañes, déjame decirte que el dibujo de Gabriel Hernández Walta, esta muy en la linea de lo que es Marvel hoy por hoy, lo digital va dejando cada vez cómo un lindo recuerdo los tiralíneas y el papel al dibujar. Sus figuras parecen siempre congeladas en el espacio que ocupan, como recortadas, una ensoñación, no recuerdo haber visto muchas viñetas con figuras sugiriendo movimiento, o tridimensionalidad.

En esto el trabajo de Jordie Bellaire en tintas es fundamental, son sus sombras las que dan tridimensionalidad a los personajes, incluso, expresan emociones; además, el color rojo, propio de los sintozoides, va variando a través del desarrollo  del cuento a un rosado, acercandose cada vez más al tinte humano.

Sobre su versión de La Visión, Hernández aclara que se basa tanto en los Avengers originales, de John Buscema, como en lo posterior de Daniel Acuña en “Imposibles Vengadores”. No es un dibujo inolvidable, ni que va marcar escuela, pero alcanza, y es absolutamente funcional al argumento, logrando un buen resultado en su apartado.

Letras

Tom King, lleva la historia a través de un relator omnisciente, que le da ritmo y dulzura. En muchos momentos me pareció estar en el universo de Eerie Indiana, o cualquiera del de los grandes escritores de ciencia ficción. Salta al futuro o al pasado de los personajes en cuadros de dialogo, con real maestría, dandole nostalgia a cada viñeta. Tiene el ritmo argumental de las primeras temporadas de “Lost“: cada vez que logras hacer un ovillo con el relato, te das cuenta que falta un pequeño hilo, el que una vez más hace un giró, y te encuentras frente a otro interesantísimo enigma.

Es su forma de exponer el argumento lo que da una contundencia y un atractivo absoluto a este cómic, logrando totalmente King así su primera intención, cual es según palabras propias:  “…Mi trabajo en el primer número es conseguir que cualquier lector que no sepa nada de este personaje disfrute de la cabecera y aquellos que lo han seguido a través de 452 historias de origen y <<reinicios>> también se la pasen bien. Y, la verdad, con éste es fácil. La Visión es un personaje arquetípico, algo que le resulta familiar a cualquiera que haya visto Star Trek. Es Data. Es Spock. Es el extraño poderoso que quiere formar parte de la raza humana. Y todo esto, claro, es una metáfora de todos los que nos esforzamos por encajar…”

“…Aunque no vivió tanto como podría haber vivido, durante el resto de su vida, en los momentos tranquilos, recuperaría esta conversación en su memoria activa y la pondría en reproducción repetida. Lo mantuvo en secreto ante el resto de la familia…” La Visión: Visiones del futuro.

 

Para terminar

La cita que está exactamente sobre este subtitulo, me trajo a la memoria un poema: “En el puerto”, del alejandrino Constantino Kavafis. Las 144 páginas de The Vision, me hicieron creer que leía un cuento perdido de Asimov, o una nueva página de “Las Doradas Manzanas del Sol” de Bradbury, porque es ciencia ficción de la clásica, de aquella que en metáforas sobre mecanismos, robots y naves interestelares, habla sobre la cotidianidad, filosofando sobre cuestiones tan reales como el dolor, la conciencia, el amor, la soledad, la discriminación, los sueños o la realidad.

Un recomendadísimo cómic, íntimo, sobre los constantes intentos de seres por calzar en su comunidad, de ser tratados como iguales, sabiendo que son absolutamente diferentes, en el fondo, algo tan real como la pantalla táctil bajo la yema de tus dedos, o el mouse en tu mano, en este momento.

Junto a Silver Surfer, The Vision es lo que hay que leer en Marvel (y quizás lo único) series frescas, con fuertes personajes femeninos en su estilo, pero dos historietas absolutamente diferentes, y ambas, muy buenas. Ojo a la versión The Vision: Director´s Cut, que de las 144 páginas, pasa a … ¡488 páginas en tapa dura!, muchísimo material adicional, y a la venta el primer mes del 2018.

 

Hasta la próxima.

 

Comments

comments

Ben
Pin ups, cerveza, marihuana y comics, ¿dije que me gustaba la cerveza?, así, ya lo dije, eso es todo...