Bojack Horseman: Más que una comedia.

 

Hace décadas la animación parecía ser destinada para niños, pero desde hace algunos años y con diversas entregas, la animación fue desarrollándose y entregando varios títulos dirigidos principalmente a un público adulto, Archer viene brillando desde hace años, Rick and Morty es una genialidad, pero hoy quiero recomendar Bojack Horseman, la entrega de Netflix que derrocha calidad.

Bojack Horseman es una serie de comedia, casi una sitcom que se las ingenia a través de sus capítulos para mostrar un lado dramático que pocas veces se ve mezclado con el humor, pero lo hace de manera tan perfecta que es por esto que destaca, primero veamos de que va esto.

En el mundo de esta serie, los animales son antropomorfos, hablan, trabajan, tienen su vida conviviendo con los humanos. En este mundo se encuentra Bojack Horseman, un caballo que fue la estrella de una sitcom en los 90’ llamada Horsin’ Around (Significa pasar el rato pero si saben inglés ya se dieron cuenta del juego de palabras). Luego de que su sitcom terminara Bojack se vio envuelto en décadas de decadencia y una problemática vida personal. Con el tiempo decide que a través de una autobiografía puede resurgir, al no poder escribirla contrata a una “escritora fantasma”. Desde ahí debe lidiar con distintas situaciones que surgen mientras su libro está en proceso de escritura, con el mundo del espectáculo, la efímera fama y una serie de conflictos personales que viene arrastrando por su vida pero que desea resolver.

La serie se toma su tiempo, al principio (más de la mitad de la primera temporada) es tratar de encontrar su rumbo, entre el humor y un lado más real, más dramático. Lo bueno, es que pasando esta mitad por fin lo encuentra, por fin sabemos que a pesar del mundo en el cual está basado, estamos ante una serie que se toma las cosas enserio, que no teme representar las frustraciones, la depresión, el alcoholismo, y consecuencias reales que hay que afrontar.

En cada capítulo los personajes se van construyendo de a poco, al principio no parecen tan complejos pero a medida que avanza la serie vemos como se complejizan, sus historias, el porqué de su estado actual en la vida, y Bojack no tiene nada que envidiarle a la construcción de Tony Soprano o Don Draper, es su historia, su búsqueda, y cuando la serie opta por seguir el lado dramático vemos sus mejores momentos.

La serie a través de las temporadas se transforma de una sátira a Hollywood a algo mucho más profundo, en cada temporada se acentúa y las temáticas se van volviendo más oscuras, es aquí donde la serie funciona en su mejor forma, logra transmitir de manera perfecta el espíritu de melancolía que tienes cuando te das cuenta de que tu vida no va como quieres.

Bojack Horseman es una serie que recomiendo muchísimo y, me hago cargo de estos comentarios, debe ser una de las mejores series actualmente en emisión. Nunca pensé en que este caballo sería el personaje más humano que daría la televisión actualmente, uno lleno de errores, que intenta estar bien consigo mismo pero la persona más importante se interpone en esa misión, él mismo.

 

 

 

Comments

comments