Atentado en el Estadio. Superando expectativas

Un ex SEAL de los Estados Unidos con una deuda pendiente en Inglaterra debe enfrentarse a un grupo de Paramilitares de Europa del Éste, al tiempo, al cansancio y a las heridas, con tal de salvar a la hija de su mejor amigo… y a miles de personas más; todo mientras se juega un partido de Fútbol a puertas cerradas y se desarrolla una búsqueda frenética del blanco de los terroristas.

Quienes lean este review probablemente conocerán a Dave Bautista (Batista) por su rol de Drax en el Universo Cinematográfico Marvel o por su condición de ex-luchador de la WWE, él es quien protagoniza y produce este film, encarnando a Michael Knox, un Ex SEAL que recorre campos de batalla del mundo como contratista y quien viaja a Inglaterra para saldar una deuda con la familia de su mejor amigo fallecido, eligiendo esta vez llevar a la hija de éste a un partido de Futbol en el estadio del West Ham United.

Con lo que no contaba Knox en sus planes era con que Arkady Belav (Ray Stevenson), un Ex General de una región de Rusia que se alzó en armas, usaría el partido para conseguir a como de lugar su objetivo, a costa de las miles de personas que están presenciando el partido que se está jugando en el estadio.

La película impacta y asombra con su acción y brutalidad desde el primer momento y el villano encarnado por Stevenson convence al mostrarse frío e implacable durante toda la película; al poner en práctica un plan que consideró hasta el más mínimo detalle, menos a Knox, por supuesto. Y esto es una excelente señal ya que es el villano quien es el centro de gravedad de este tipo de films (hola Hans Gruber, a tí te hablo).

Hablando del protagonista, el Mike Knox de Batista tiene similitudes y diferencias fundamentales con John McClane (es imposible no hacer la comparación dado el tipo de película). Por un lado es incansable en su búsqueda y asume el control de la situación, por encima de las fuerzas de la ley, desde el principio de la película. Sin embargo, a pesar de mostrarse sumamente violento en las peleas no disfruta como McClane de matar a los secuaces del líder si no que se siente netamente como un tema de supervivencia.

Respecto a la acción, Batista, el protagonista, es gigante como sabrán pero una grata sorpresa es que en esta película está lejos de ser un super hombre invencible. Sufre y bastante, tanto física como psicológicamente, debiendo sobreponerse no sólo a las balas de sus enemigos sino que además a los múltiples heridas que ellos le propinan. Es una lucha sin cuartel de principio a fin. Y además las peleas sorpenden grátamente por su brutalidad, violencia y originalidad; Hay una persecución motorizada, dentro de un estadio. Ver para creer.

No puedo detallar el papel de Pierce Brosnan sin spoilear pero puedo decir que el es el objeto de la búsqueda del villano y su poco tiempo en pantalla lo desarrolla de forma correcta, o al menos logra que me olvide durante este que es mi James Bond favorito.

En este review hubo muchas referencias a Die Hard, ya que ésta película es parte de una obra muy importante que ella popularizó, la del héroe en el lugar y tiempo equivocado que debe hacer frente a la amenaza terrorista del momento en un lugar de encierro. Tiene varios elementos interesantes que no la hacen destacar de sobremanera entre sus iguales pero definitivamente es muy buena película que recomiendo ver para pasar un fin de semana de cine. Al entrar a la película esperaba ver una producción correcta y verse enfrentar a Batista contra el Punisher; al salir me fuí con mucho más que eso y por ende la ganancia es grande.

Definitivamente esta película es mucho mejor de lo que la  lógica le permitiría ser.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Comments

comments