Assassin’s Creed: Adaptando el credo

Basada en una de las sagas que más marco a una generación desde 2007, Assassin’s Creed venia tomándose con cautela al tener un concepto interesante y una reputación que cuidar. Las películas de basadas en videojuegos suelen siempre tomarse con precaución según la “maldición”  que las persigue, el año pasado se presenciaron 2 platos fuertes con altas apuestas, la última de estas es Assassin’s Creed, basada en la exitosa saga creada por Ubisoft, como fanático de estos juegos no podía quedar atrás con el estreno y más aun con nombres como Michael Fassbender, Marion Cotillar y Jeremy Irons.

 

La película sigue a Callum Lynch quien sería secuestrado por las industrias abstergo, quienes lo utilizarían para conseguir el fruto del edén por medio del animus, una máquina que le permitirá revivir los recuerdos de su ancestro asesino Aguilar de Nerja quien tuvo un rol importante en cuanto al fruto en plena inquisición española. Dejando la historia hasta esa breve explicación debo decir que si has jugado la saga podrás encajarla como un antes y después en la saga, sino eres muy familiar igual es disfrutable, claro que no es algo universal, para más de una persona podría tener mucha charla, en lo personal me parecieron diálogos necesarios para el desarrollo de la trama y personajes. En estos últimos tenemos a la doctora Sofia Rikkin y su padre Alan Rikkin, este último siendo uno de los grandes misterios de la saga, el conjunto de padre e hija sirve para dar una especie de dos caras de la misma moneda antagónica, encontrándose en conflictos y objetivos más de una vez durante el metraje, enriqueciendo la opinión de quien es menos malo u realmente lleva a los templarios en la sangre. Saltando al lado de los buenos tenemos a Fassbender haciendo un doble protagónico con Callum y Aguilar, dos personajes contrarios unidos por su sangre, Callum es agresivo, Aguilar calculador dentro de la acción, al más puro estilo Desmond y Altair, en realidad Aguilar comparte mucho parecido con el primer asesino de la saga, no es un personaje carismático, pero sus habilidades y compromiso con el credo lo hacen admirable.

En papeles secundarios tenemos unos pintorescos prisioneros y una asesina compañera de Aguilar que brilla por un dialogo bien colocado. Caso contrario para los prisioneros (que no mencionare nombres para evitar el spoiler) son personajes interesantes, con diálogos crípticos e intenciones nobles, pero se ven opacados por una falta de información para los espectadores y conocedores, pero son memorables al tener uno que otro guiño a los juegos y brindar escenas de acción infartantes. Y es para recalcar que uno de los aspectos mejor logrados es lo técnico, tenemos secuencias hermosas donde vemos España en una guerra entrañable, uso de parkour, peleas con espadas u hojas ocultas, etc. Del soundtrack hay poco que decir porque flaquea en este aspecto, al punto de no recordar mucho más que unos cuantos tambores, caso contrario con los videojuegos que han tenido unos temas que han marcado generaciones desde el 2007. La película sabe contar una historia densa con escapes de acción en ambientaciones hermosas como la lejana España o la claustrofóbica abstergo, saben desarrollar al protagonista sin problema, a pesar de una falta de información sobre ciertos hechos que lo llevaron a terminar en el animus, es un buen producto y por lo menos quede satisfecho junto a 2 amigos.

Hay muchas referencias, mucha vista hacia el futuro y agregar una profundidad a los juegos, algo que hacía falta en el tiempo presente que había sido vagamente abandonado en los propios videojuegos desde (SPOILER) la muerte de Desmond Miles, había cierta narración en otros juegos y con intentos interesantes, pero faltaba un protagonista que desearas volver a ver, Cal y su historia marca un antes y un después, emocionando al fanático e intrigando al menos conocedor. A pesar de tener sus fallas, aunque extrañaras algunos guiños mas explícitos, es una buena película que no decepciona, se mantiene en un ritmo denso pero con cierta intensidad, que agarra vuelo en los recuerdos de Aguilar, manteniendo un buen trabajo actoral por parte del cast principal, una falta de esas tonadas épicas, unas secuencias de acción hermosas, una filosofía del credo que hace sentir una cercanía a los asesinos y que a veces juega en el presente se juega con quienes son los buenos y los malos. Claro que no le puede gustar  todo el mundo, es una película con un guion que aporta mucho y aun así tiene sus flaqueos, pero supieron adaptar la esencia de los juegos al 100%. Sin lugar a dudas recomiendo experimentar con Assassin’s Creed, darle una oportunidad y dejarse llevar, recordar esos juegos que marcaron una generación, adoptar el credo, disfrutarla.

 

Comments

comments